Seleccionar página

¿Quién se llevo mi queso?

Fernando Martínez

“Fumiboy”

Fernando Martínez o Fumiboy como a él le gusta que le digan, es el tercero de cinco hermanos, es originario de la CDMX y comenzó a trabajar desde los doce años como empacador voluntario en un centro comercial.

«Mi padre fue un hombre muy trabajador y mi hermosa madre siempre se dedicó al hogar».

Trabajó como empleado de los 19 a los 32 años en MABE. Inició como inspector de calidad y fue escalando hasta llegar a ser el gerente de aseguramiento de calidad y líder del área de certificación del sistema de calidad ISO 9002 en la planta de estufas de México. Un poco más adelante lo promovieron y se convirtió en el gerente regional de servicio. También participó como capacitador técnico en centro y Sudamérica. Estaba cómodo y tranquilo en su empleo cuando de repente de buenas a primeras lo despidieron.

«El día que me quitaron mi queso no tuve más remedio que emprender”.

En ese momento decidió que ya no sería empleado que ahora se pasaría del otro lado de la moneda. Uno de sus intentos de convertirse en empresario fue en un negocio de venta de muebles. Como muchos empleados que por alguna razón salen de sus empleos pensó que sería fácil poner un negocio y rápidamente vivir de él, que las cosas iban ser muy sencillas, pero pronto se dió cuenta que ser empresario es mucho más que solo abrir un negocio.

«Me armé de valor, aposté todo por ese proyecto y las cosas no salieron como yo imaginé, fracasé y perdí todo el dinero que tenia.”

En 2007 por invitación de uno de sus mejores amigos decidió ponerle fe al negocio de la fumigación y creó la empresa FUMIPLUS, que hoy por hoy se está consolidando como la empresa de fumigación y control de plagas más importante de nuestro país. Hoy en día cuenta con diez franquicias y su meta es tener por lo menos una en cada estado la República para finales del 2020. Fumiplus empezó siendo un pequeño negocio con el que Fumiboy intentaba sobrevivir. En una ocasión hace como unos 4 años lo invitaron a una charla de cómo incrementar su IQ financiero y ahí comprendió la importancia de capacitarse y tener un buen coach.

Mi coach # 1: Migue Gómez. Su programa de entrenamiento y su mentoría sin duda me han impulsado a lograr resultados mucho más grandes de los que había imaginado. Me gusta mucho compartir una de sus frases

«Si me sigo haciendo caso a mi mismo, terminaré como yo”.

Otros coaches que admiro y respeto: Cris Urzua, Spencer Hoffmann, Darren Weeks y Juan Carlos Barrios.

Mi pasión y mi orgullo más profundo: Mi hermosa esposa Isabel quien ha sido mi compañera por casi 30 años y mis tres maravillosas hijas quienes practican música, gimnasia olímpica, danza aérea y pintura.

Y que además son muy buenas estudiantes.

Algo que pocas personas saben de mi: que a los quince años conducía un microbus de pasajeros en la Ciudad de México.

Fumiboy considera que las claves de su éxito son tener el respaldo de un equipo fuerte y comprometido, ser disciplinado, proactivo, enfocado en los resultados, tener un coach, capacitarse constantemente y buscar ser siempre el mejor en todo lo que se hace.

«Entendí que es indispensable que alguien con resultados nos entrene y nos impulse a crecer tanto en la parte personal como en la profesional”.

Hoy gracias al cambio de visión y de mentalidad de su fundador Fernando Martínez “Fumiboy”, Fumiplus cuenta con sucursales en Querétaro, San Luis Potosí, Celaya, Puebla, CDMX, San Juan del Río, Aguascalientes, Colima, Hermosillo y los Cabos.

Y como él dice: «Esto apenas empieza”.

Otra frase que le gusta mucho es: «No importa cuánto sabes sino cuánta maestría tienes en lo que haces y no importa cuánta maestría tienes en lo que haces sino los resultados que tienes en eso que haces».

RED DE NEGOCIOS